viernes, 20 de mayo de 2011

Amigos que no son amigos.

Hoy de nuevo, después de tanto tiempo, vuelvo. Quizá por cosas que me pasaron, quizá porque necesite descargarme... la verdad no lo sé, pero escuché por ahí que siempre es bueno volver a casa. Y esta es la mía, la escritura.
Siempre quise que alguien me quiera, siempre quise a las personas un poco más de lo que debía quererlas. Siempre las tuve a mi alrededor, sin quererlo, sin saberlo... pero eso no significa que esté acompañada; uno puede estar solo en compañía, o puede estar acompañado pero a la mimsa vez, solo. Hoy más que nunca sé que estar solo, en soledad, es cuando nadie te mira ni te escucha, cuando todos te dan la espalda porque siemplemente no les importás. Y hoy más que nunca sé con quien yo puedo contar, quienes son esos seres en los que yo puedo confiar.
No a todo el mundo se le puede llamar amigo, porque esa palabra es demasiado grande e implica muchas cosas, porque no se puede querer a todo el mundo, porque no se debe pensar que todos ellos lo son. Están, los que no están nunca, por ejemplo, quienes NO son tus amigos, aunque hagas lo imposible por creerlo. También están los que te buscan SOLAMENTE cuando te necesitan, y los que simplemente te dan la espalda. Esos, no se merecen que hagas todas las cosas que, como yo, harías para ayudarlos.

Después de tanto tiempo, vuelvo, después de ver un montón de cosas con otros ojos, de extrañar, de sentir y no sentir a la vez. Después de pasar por momento difíciles sola... vuelvo! Y por más que me vaya, siempre volveré.



Amigos, solo uno cada cien. (♪ ;

No hay comentarios:

Publicar un comentario